Soy floridana

Desde Florida, Camagüey, Cuba, informaciones de todo y de todos

Raúl Gómez García vive en los trabajadores de la cultura

En Cuba el 14 de diciembre es el día del trabajador de la cultura; la celebración coincide con el aniversario del natalicio de Raúl Gómez García, quien pasó a la inmortalidad con el adjetivo de “Poeta de la generación del centenario”, y abonó con su sangre joven, la libertad que se disfruta hoy en este archipiélago caribeño.
Nacido en fecha como esta de 1928, desde temprana edad Raúl Gómez García publica trabajos literarios en el boletín de Güines, el pueblo habanero donde vino al mundo; hijo amoroso, entusiasta del deporte, apasionado por la poesía, la filosofía, la historia, nació con una vocación de comunicador que los estudios y la temprana práctica perfeccionaron.

Entre los textos que escribió sobresale una carta que envió a su amigo Erasmo Morera el 26 de octubre de 1948, considerada una admirable crónica de una protesta, por el injusto aumento del pasaje de los ómnibus locales de la capital del país; el joven da cuenta de las golpizas, los heridos, las consignas, la creciente participación popular, y como buen observador político, comenta: “Qué maravilloso espectáculo. Se veía claramente que el pueblo estaba dispuesto a todo”.

Gómez García comenzó a estudiar Derecho en la Universidad de La Habana, y poco tiempo después se decide por la Pedagogía, en 1930 inicia sus actividades en el magisterio, ejerce en el colegio Baldar, pero es expulsado por sus actividades revolucionarias; Luego del golpe de estado perpetrado por Batista en marzo de 1952, inicia amistad con Fidel Castro y se une al grupo de la generación del centenario.

Por sus dotes de escritor se le encomienda la redacción del Manifiesto del Moncada, documento en el que logra recoger lo esencial del pensamiento de una juventud cubana que en el Centenario del natalicio de José Martí, estuvo dispuesta a cambiar radicalmente nuestra historia y reinició la lucha armada por la total independencia nacional.

Momentos antes de partir a la acción el 26 de julio, en la Granjita Siboney, Raúl Gómez García lee a sus compañeros su poema “Ya estamos en combate”, y luego del asalto al Cuartel Moncada, mientras era torturado salvajemente, recita los versos de su poesía “Reclamo del centenario”, obra que había dedicado a José Martí, apóstol de la independencia patria.

Su muerte prematura en julio de 1953 le impidió compartir la alegría del pueblo que desde enero del 59 hace realidad el pensamiento martiano y mantiene viva la memoria de sus mártires haciendo que cada día “brille en lo más alto del Turquino nuestra estrella libre y solitaria”.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: