Soy floridana

Desde Florida, Camagüey, Cuba, informaciones de todo y de todos

Manuel Rivero Gómez de Avellaneda: homenaje al Patriota insigne de Florida

Rivero Gémoez de AvellanedaEste 12 de agosto se cumplen 90 años de la muerte de Manuel Rivero Gómez de Avellaneda, camagüeyano que combatió en las guerras de independencia del 68 y el 95, operó con la tropa que dirigía en áreas aledañas a la ciudad y fue seleccionado como el Patriota insigne del municipio de Florida.

Cuando Ignacio Agramonte proclamó en su manifiesto: ¡Que nuestro grito sea para siempre Independencia o Muerte!,  dando muestras de  coraje y desinterés personal Manuel Rivero Gómez abandonó las  comodidades y riquezas y se incorporó al ejército que en la manigua luchaba por la liberación nacional a las órdenes de oficiales como Augusto Arango, Manuel Boza Agramonte,  y Máximo Gómez.

Durante la denominada Guerra de los 10 años se distinguió en numerosos combates, entre los que se señalan Las Tinajas, Hato Potrero, Puerto Escondido y Limones, así como las batallas de La Sacara, El Naranjo y Las Guásimas.

Concluida la contienda  y sin abandonar sus actividades revolucionarias Rivero Gómez de Avellaneda se dedica a atender sus negocios en la finca que poseía cerca del poblado de San Gerónimo; y trabajaba incansablemente  por la libertad, lo que se reflejo en su deseo manifiesto de reiniciar la lucha por la independencia en agosto de 1894, idea que no materializó por recomendaciones expresas de Salvador Cisneros Betancourt.

Al reiniciarse definitivamente la lucha armada el 24 de Febrero de 1895, se incorporó de inmediato; su ardua labor al frente del regimiento Caonao y las muestras de valor en la manigua insurrecta fue premiada con los ascensos a Sargento, Capitán, Comandante y Teniente Coronel, grado con el que asistió a todas las acciones bélicas que tuvieron por escenario las tierras del Camagüey, hasta que el generalísimo Máximo Gómez lo asciende a Coronel en febrero de 1898.

Manuel Rivero Gómez de Avellaneda participó en numerosos combates durante la Guerra Necesaria;  entre ellos la toma de Guáimaro en octubre de 1896, la Toma de Las Tunas en agosto de 1897, el Combate en Peralejo en febrero de 1998 y el Combate en Urabo el 3 de junio de 1898, el último combate de la Guerra del 95 en Camagüey.

Tras el cese de las hostilidades Rivero Gómez de Avellaneda se dirigió a la tropa y  al despedirse de sus soldados les dijo: “La guerra ha terminado, pero ahora es que comienza la verdadera lucha para los cubanos; la paz ganada a fuerza de sacrificio es necesario conservarla a fuerza de voluntad y buen deseo”.

Sin abandonar los asuntos concernientes al porvenir de Cuba, cuando se aprobó la Enmienda Platt, Rivero Gómez de Avellaneda manifestó su desacuerdo en unas décimas que adquirieron fama y se hicieron popular entre sus amigos y compañeros de arma.

Se aceptó la Enmienda Platt
ponen el dogal al cuello
y nuestro ideal tan bello
hundiéndose en la eternidad.
¡Qué crimen, que indignidad!
¡Qué proceder tan ligero!
¡Ni cubano ni extranjero!
Todo llega a fracasar
Solo nos resta llorar
Al hermano, al compañero!

Manuel Rivero Gómez de Avellaneda murió en la ciudad de Camagüey  el 12 de agosto de 1925, sin haber traicionado nunca sus ideales independentistas que lo llevaron a luchar por la Libertad de Cuba  contra el yugo español y manifestar su repudio a la rapacidad de los Estados Unidos.

2 comentarios

  1. Gracias Martica por darnos esta formidable lección de la historia de Nuestra Patria y Nuestro Florida.

    Me gusta

Trackbacks

  1. Manuel Rivero Gómez de Avellaneda: homenaje al Patriota insigne de Florida |

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: