Soy floridana

Desde Florida, Camagüey, Cuba, informaciones de todo y de todos

Homenaje a Carlos Manuel de Céspedes en el niversario de su muerte

Este 27 de febrero de cumplieron 144 años de la muerte en combate de Carlos Manuel  de Céspedes, abogado bayamés que el 10 de octubre de 1868 liberó a sus esclavos y los convocó a luchar por la independencia de Cuba, objetivo al que dedicó todas sus energías en los últimos años de su vida.

Reconocido como El Padre de la Patria, Céspedes legó a las actuales generaciones de cubanos actitudes que devinieron como  tradiciones de lucha de nuestro pueblo, como su frase de “Aún quedan 12 hombres, bastan para hacer la independencia de Cuba”, con la que demostró la decisión de continuar luchando después de una derrota, como la que había sufrido el bisoño ejército que dirigía en el frustrado intento de tomar al poblado de Yara.

Y ese gesto permitió que la tropa se reorganizara y se sumaran otros muchos hombres y mujeres que continuaron batallando contra el dominio colonial durante 10 largos años.

El gesto heroico de Carlos Manuel de Céspedes en los potreros de Yara, lo reeditó Antonio Maceo en la histórica protesta de Baraguá, fue retomado por José Martí, cuando logró unir a los pinos nuevos con los viejos combatientes de la etapa anterior y tras fundar el Partido revolucionario cubano, organizó la Guerra del 95, una nueva etapa de lucha a la que el propio Martí denominó Guerra Necesaria, pues se volvió a manigua insurrecta para materializar el proyecto de independencia  nacional.

Y cuando la intromisión de los Estados Unidos de Norteamérica frustró  ese objetivo supremo e impusieron una República formal,  otras figuras como Carlos Baliño, Julio Antonio Mella, Antonio Guiteras y Rubén Martínez Villena tomaron en sus manos las banderas de lucha para oponerse a los desmanes de los gobiernos de turno.

La voluntad de luchar hasta el último momento inspiró a los protagonistas del proceso revolucionario de los años 30 y fue motivación también para los que en 1953 fueron al Moncada, vivieron el presidio y tras el  exilio viajaron en el Granma  para retomar las armas y reiniciar la lucha.

Y como Carlos Manuel  de Céspedes, Fidel salvó a la Revolución cuando en Cinco Palma aseguró que con unos pocos fusiles ganarían la guerra contra un ejército superior en armas y efectivos, y tutorado por asesores yanquis.

Pero el legado de Carlos  Manuel de Céspedes va más allá de esa voluntad de continuar luchando después de una derrota. Del Padre de la Patria recibimos también lecciones de altruismo, desinterés personal y patriotismo, útiles en estos tiempos en que fuerzas enemigas pretenden subvertir el proyecto social que edificamos.

En el aniversario 144 de su muerte en combate, recordamos a Carlos Manuel de Céspedes, el hombre que se reconoció como el Padre de todos los que han muerto por la revolución.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: