Soy floridana

Desde Florida, Camagüey, Cuba, informaciones de todo y de todos

Recordando a Nicolás Guillen

 

Este 10 de Julio celebramos los 120 años del nacimiento de Nicolas Batista, quien llegó a ser un destacado periodista, poeta y político cubano, considerado por su obra como Poeta Nacional de Cuba.

Su obra literaria se inscribe en el Modernismo hispanoamericano y su legado poético a las actuales generaciones incluye más de dos decenas de libros, publicados principalmente a lo largo de la segunda mitad del siglo XX con obras notables como Motivos de son, Elegía a Jesús Menéndez, Sóngoro cosongo y El son entero, entre otras muchas…

Por sus ideas revolucionarias estuvo en el exilio durante los últimos años de la dictadura batistiana y regresa a la Cuba tras el triunfo revolucionario de 1959.

Guillén integró las filas del Partido Comunista de Cuba y estuvo entre los fundadores de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), organización de la que fue el primer presidente.

Por sus aportes a la cultura nacional Nicolás Guillen fue merecedor de la Orden José Martí en 1981.

De su vasta obra uno de sus poemas imprescindibles: Digo que yo no soy un hombre puro…

Yo no voy a decirte que soy un hombre puro.
Entre otras cosas
falta saber si es que lo puro existe.
O si es, pongamos, necesario.
O posible.
O si sabe bien.
¿Acaso has tú probado el agua químicamente pura,
el agua de laboratorio,
sin un grano de tierra o de estiércol,
sin el pequeño excremento de un pájaro,
el agua hecha no más de oxígeno e hidrógeno?
¡Puah!, qué porquería.
Yo no te digo pues que soy un hombre puro,
yo no te digo eso, sino todo lo contrario.
Que amo (a las mujeres, naturalmente,
pues mi amor puede decir su nombre),
y me gusta comer carne de puerco con papas,
y garbanzos y chorizos, y
huevos, pollos, carneros, pavos,
pescados y mariscos,
y bebo ron y cerveza y aguardiente y vino,
y fornico (incluso con el estómago lleno).
Soy impuro ¿qué quieres que te diga?
Completamente impuro.
Sin embargo,
creo que hay muchas cosas puras en el mundo
que no son más que pura mierda.
Por ejemplo, la pureza del virgo nonagenario.
La pureza de los novios que se masturban
en vez de acostarse juntos en una posada.
La pureza de los colegios de internado, donde
abre sus flores de semen provisional
la fauna pederasta.
La pureza de los clérigos.
La pureza de los académicos.
La pureza de los gramáticos.
La pureza de los que aseguran
que hay que ser puros, puros, puros.
La pureza de los que nunca tuvieron blenorragia.
La pureza de la mujer que nunca lamió un glande.
La pureza del que nunca succionó un clítoris.
La pureza de la que nunca parió.
La pureza del que no engendró nunca.
La pureza del que se da golpes en el pecho, y
dice santo, santo, santo,
cuando es un diablo, diablo, diablo.
En fin, la pureza
de quien no llegó a ser lo suficientemente impuro
para saber qué cosa es la pureza.
Punto, fecha y firma.
Así lo dejo escrito.
Nicolás Guillén

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: